© 2016 propiedad de Ca.Sa

  • Facebook Clean
  • Twitter Clean

Premio Ca.Sa 2018 / Ch.ACO

20/08/2019

En el marco de la 10° edición de Ch.ACO, que se celebra desde el pasado 22 y hasta este 26 de noviembre en el Parque Arboleda Lo Curro, en Santiago, la Fundación Ca.Sa ha entregado la tercera versión en esta feria de su Premio Ca.Sa al dúo de artistas ASMA, conformado por la artista mexicana Hanya Beliá y el artista ecuatoriano Matías Armendaris, representados por NASAL, un proyecto de arte independiente fundado hace apenas siete meses y con presencia en Perú y Ecuador.

 

 

 

Basado en la selección de una obra exhibida en la sección Planta de la feria –dedicada a espacios y plataformas autogestionadas, independientes o de corta trayectoria-, el premio reconoció la pieza instalativa de ASMA titulada Fantasma, compuesta por una serie de objetos que “evocan un ente vivo que existe entre un espacio doméstico y el ser que lo habita”.

 

Influenciada por el realismo mágico y la literatura psicológica de Clarice Lispector, la obra pretende captar la experiencia de vivir en un departamento antiguo del centro de Sao Paulo durante dos meses –caso de ambos artistas durante una residencia en esa ciudad-, así como la extrañeza indescriptible que conlleva habitar un espacio familiar y a la vez desconocido. Partiendo de las experiencias personales, la obra genera un puente hacia un espacio común afectivo que habla de la vida de los objetos y los espacios, y de cómo esta vida invisible se gesta por medio de la presencia.

 

Los objetos presentes en la instalación contienen formalmente ecos del hogar: los muebles, las cortinas, las ventanas, los muros, pero a su vez están cargados con elementos invisibles, afecciones particulares que los cambian metafísicamente. Así, vemos objetos hechos en barro en crudo humectado con gotas para los ojos, otros de madera de nogal con incrustaciones de aluminio sacado de la envoltura de unas pastillas para la gripa, u objetos/amuletos escondidos en el dobladillo de las cortinas, los cuales componen objetualmente un poema escrito por los artistas.

 

ASMA tiene interés en la fusión de los opuestos, la creación plural, la horizontalización de los valores, los espacios interseccionales, las identidades híbridas, las energías de-generadas, la multiplicidad y la traducción del lenguaje. Su práctica investiga el espacio íntimo que toda persona posee cuando decide a través de un vínculo transformar cualquier objeto insignificante en un tesoro personal alterándolo epistemológicamente. Los juegos de lenguaje, la ilusión material y la ficción son elementos que integran su obra, priorizando las relaciones afectivas y de experiencia sobre los entendimientos lógicos.

 

 

 

El jurado de la edición de este año estuvo integrado por Claudia Hakim, directora del Museo de Arte Moderno de Bogotá(MAMBO); Alejandra Villasmil, fundadora y directora de Artishock; y los coleccionistas Gabriel Carvajal y Ramón Sauma, fundadores de la Colección/Fundación Ca.Sa, con un solo voto representado por ambos.

En la sección Planta, curada por Carolina Castro y Matías Allende, participan además los espacios + Arte (Ecuador); Lateral(Argentina); María (Perú); PAPI [Programa de Arte Público Independiente] (México); Piedras (Argentina); Sagrada Mercancía (Chile); The Intuitive Machine (Chile); TOC (Chile) y WORM (Chile).

 

Tras un recorrido por los diez espacios que integran Planta, el jurado seleccionó a tres finalistas, tomando como aspectos de evaluación el contenido o statement de la obra, la factura del trabajo y la proyección del artista.

Así, además de ASMA, se eligieron como finalistas a la artista argentina Liv Schulman (del espacio Piedras), con su video L’Obstruction, que se centra en un personaje que se encuentra constantemente en situaciones de bloqueo verbal y físico, abordando así la imposibilidad de un discurso público crítico y la ansiedad subsiguiente que genera; y a la peruana María Eugenia Moya, representada por el espacio María, por Moldeadoras, un proyecto que consiste de 16 esculturas y 16 videos. Cada video muestra cómo globos llenos de yeso líquido fueron moldeados por gestos físicos entre el cuerpo de la artista y distintas piezas de cobre hasta endurecer el yeso. Según la artista, “cada gesto expresa de una u otra manera las ansiedades, expectativas, restricciones o presiones que las mujeres pueden experimentar a lo largo de su vida, y cómo estas pueden ser íntimamente relacionados al cuerpo femenino bajo perpetua observación”.

 

El premio Ca.Sa busca representar y hacer tangible la labor de filantropía que han hecho los coleccionistas chilenos Gabriel Carvajal y Ramón Sauma durante años. Cabe destacar que este no es un premio de adquisición, sino que consta de la entrega de 3.000 dólares, a los que el artista puede dar uso libre, idealmente para el desarrollo y difusión de su trabajo. El reconocimiento incluye además una estatuilla diseñada por el joven diseñador industrial Alberto Vitelio (Chile, 1990).

 

Esta es la quinta vez que Ca.Sa otorga este galardón, luego de su debut en 2016 en la feria Ch.ACO, donde resultó ganador el artista chileno Rolando Cisternas (Totoral Lab); en el 2017, donde fue entregado a la venezolana Jessica Briceño (Sagrada Mercancía), en Ch.ACO, y a Santiago Cancino (Sagrada Mercancía) en ArtLima; y luego en el 2018, en la feria ArtLima, a la artista peruana Frances Munar (Tokio Galería).

Gabriel Carvajal y Ramón Sauma llevan más de 30 años juntos coleccionando arte latinoamericano. Su colección reúne más de 600 obras de alrededor de 180 reconocidos artistas, tales como, Alfredo Jaar, Paz Errázuriz, Iván Navarro, Pablo Siquier, Nicola Costantino y José Carlos Martinat, entre otros.

 

La Colección/Fundación Ca.Sa tiene como Director Ejecutivo a Cristián Aninat.

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload